La venta de sus vestidos en internet acaba en acoso e insultos