Indignación en la estación de tren de Sants