Un peligroso selfie con los toros de Jandilla