Los ritmos y el sentimiento canario inundan el metro de Madrid