Los partidos políticos invirtieron el grueso de sus gastos electorales en publicidad