El 'pánico peludo' invade un pueblo en Australia