Una operación policial en Indonesia acaba con el terrorista más buscado del sudeste de Asia