En torno a la mitad de los islandeses creen en la existencia de los elfos