Un “brote psicótico” y una lista negra