El pueblo de los millonarios que no quiere refugiados sirios