Aznar y Monedero: juego de las diferencias