26.000 euros en maquillaje, la última factura del presidente francés