Un día normal (o casi) para los ganadores de la lotería