La lluvia deja innumerables destrozos en toda la península