El submarinismo extremo, último recurso para los niños de Tailandia