La tensión aumenta en Cisjordania