Una televisión rusa ortodoxa regala billetes de avión a los homosexuales que quieran emigrar para no volver