Tras matarlo a martillazos, lo trituraron y se lo comieron