Doce horas y 52 minutos hablando en el Senado