2016, el año en que Reino Unido decidió dar el portazo a Europa