Gases lacrimógenos, de nuevo en las calles de París