Una profesora universitaria desplaza del poder en Taiwán a los prochinos