El asesino de Noruega considera sus acciones "atroces" pero "necesarias"