La negligencia de la guardia costera italiana dejó 268 muertos, de ellos 60 niños