La persecución policial que cuatro millones siguieron por internet