Los niños rescatados de la cueva tailandesa están aislados por temor a infecciones