Una mochila solitaria vuelve a sembrar el pánico en Boston