El primer ministro checo deja claro que no quiere ir al funeral de Mandela