Miles de personas inundan las calles de EEUU para “mantener a las familias unidas”