La mayoría de los israelíes cree que esta ola de violencia es peor que la Segunda Intifada