La policía francesa, a golpes con unos inmigrantes escondidos en un camión