La Policía británica eleva a cuatro el número de fallecidos, incluyendo el atacante