La desolación de un fotógrafo ante la masacre del convoy en Alepo