Los herederos de la familia real británica en favor de las enfermedades mentales