Las encuestas vaticinan un escenario aciago para Trump