Los buzos encuentran grandes fragmentos del avión siniestrado en el mar Negro