Pese a los excesos de Trump, la sociedad estadounidense se rebela contra el racismo