La discoteca de Brasil duplicaba el aforo permitido la noche de la tragedia