Mueren doce refugiados, cinco de ellos niños, cerca de las costas de Grecia