El número de evacuados aumenta por las fisuras de lava tras la erupción del Kilauea