Los cinturones de explosivos de los atentados de París fueron fabricados en Bruselas