Una mujer chilena, la última víctima mortal en los disturbios de Venezuela