Un cámara estadounidense contagiado con ébola en Liberia