Salvada del ‘ataque’ de un enorme tigre blanco… por un cristal