La tecnología ayudó a la policía durante los ataques terroristas en París