El Estado Islámico vuelve a hacer alarde de su brutalidad