Katrina Dawson, la rehén que murió para salvar a su amiga embarazada