El grupo terrorista somalí asegura que el rehén francés sigue vivo