Robert Durst se enfrenta a la pena de muerte tras su confesión por error