Retretes y heces, las estrellas de una exposición en Japón